Frenar su recurrencia y llegar a acuerdos
Cómo lidiar con llamadas de cobradores

La pérdida de empleos ha llegado de la mano del coronavirus. Si estás teniendo problemas para pagar tus facturas, no estás solo. A continuación, te contamos algunas cosas a tener en cuenta si recibes llamadas de un cobrador de deudas.

Considera hablar con el cobrador al menos una vez, aunque no puedas pagar de inmediato o incluso si piensas que no debes ese dinero. De esa manera, puedes confirmar si esa deuda es realmente tuya. Si lo es, tal vez puedas acordar un plan de pago o de liquidación de la deuda o acogerte a un alivio federal, estatal o municipal.

Los cobradores deben seguir reglas cuando se comuniquen contigo. Durante la emergencia causada por el coronavirus, el gobierno federal y muchos gobiernos estatales y locales han implementado programas especiales para ayudarte a manejar tus deudas:

El Departamento de Educación (ED) ha suspendido temporalmente la cobranza de préstamos estudiantiles otorgados por el gobierno federal que están en mora. De hecho, tanto si estás en mora como si estás al día con tus pagos, si tienes préstamos estudiantiles federales, desde el 13 de marzo hasta el 30 de septiembre de 2020 no estás obligado a pagar las cuotas mensuales, y también se suspendieron los intereses. Para más información, visita el sitio web del Departamento de Educación.

Algunos estados están limitando lo que pueden hacer los cobradores de deudas durante esta emergencia. Por ejemplo, es probable que hayas escuchado sobre los pagos de estímulo económico de $1,200 que recibirá la mayoría de la gente como depósito directo en sus respectivas cuentas bancarias. Si un cobrador de deudas o un acreedor te ha demandado, es posible que tenga una orden de embargo que le podría permitir la incautación del pago tan pronto como llegue a tu cuenta. Sin embargo, algunos estados están estableciendo que, temporalmente, este tipo de embargos por cobranza de deudas son ilegales. Comunícate con la oficina de tu fiscal general estatal para averiguar si en tu estado se han establecidos límites por emergencia para las acciones de cobranza de deuda.

Muchos gobiernos estatales y locales han suspendido temporalmente acciones tales como desalojos, ejecuciones hipotecarias y corte de servicios públicos. Para averiguar cuáles son las protecciones por emergencia que podrían ser aplicables a tu caso, comunícate con tu gobierno estatal o local.

Si te agobian tantas llamadas de cobranza, tú puedes frenarlas. Envíale una carta al cobrador diciéndole que deje de comunicarse contigo. Envía el original por correo certificado y paga el cargo postal por el servicio de “acuse de recibo” [certified], de esta manera podrás documentar que el cobrador recibió tu carta. A partir del momento en el cual el cobrador reciba tu carta, no puede volver a comunicarse con contigo, con dos excepciones: puede volver a establecer contacto para decirte que dejará de hacerlo o para informarte que el cobrador o el acreedor tienen intenciones de tomar una acción específica, como por ejemplo iniciar una demanda legal. Guarda una copia de la carta para tus registros. Que dejen de llamarte no significa que tu deuda esté cancelada. De todas maneras, podrían demandarte o reportar tu deuda a una compañía de informes crediticios. Pero, frenar las llamadas puede darte tiempo para reorganizarte, y luego comenzar a buscar tu camino hacia la recuperación financiera.

Más información en: https://www.consumidor.ftc.gov

Fuente: Seena Gressin, Abogada de la División de Educación del Consumidor y los Negocios, FTC con edición de El Paracaidista

Foto:

Mayo 2020

 

 



Copyright © ElParacaidista.com - Prohibida la reproducción y difusión en cualquier medio
sin previa autorización de ElParacaidista.com
.