Personas expuestas a contagiados
Rastreo de contactos: cómo funciona

El rastreo de contactos es utilizado por los departamentos de salud para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas. En general, consiste en identificar a las personas con alguna enfermedad infecciosa (casos) y a los individuos que han estado expuestos (contactos) y trabajar con ellos para interrumpir la transmisión de la enfermedad. Esto incluye pedirles a las personas infectadas por COVID-19 que se aíslen y a sus contactos que respeten la cuarentena y se queden en sus casas de manera voluntaria.

El rastreo de contactos por COVID-19 por lo general incluye:

  • Entrevistar a las personas con COVID-19 para identificar a todas las personas con las que han tenido contacto cercano durante el tiempo que pudieron haber sido infecciosas.
  • Notificar a los contactos de su posible exposición.
  • Remitir a los contactos para que les realicen las pruebas.
  • Monitorear a los contactos para detectar signos y síntomas de COVID-19.
  • Conectar a los contactos con servicios que podrían necesitar durante el periodo de autocuarentena.

Para prevenir una mayor propagación de la enfermedad, se recomienda a las personas que tuvieron contacto con personas con COVID-19 que se queden en sus casas y mantengan distancia social (al menos 6 pies) de los demás hasta 14 días después de la última vez que hayan estado expuestas a una persona con COVID-19. Los contactos deberían monitorearse a sí mismos para controlarse la temperatura dos veces por día y los síntomas de COVID-19.

 

Generalmente, el rastreo de contactos incluye los siguientes pasos:

  • Investigación de casos: el personal de salud pública trabaja con el paciente para ayudarlo a recordar con quiénes tuvo contacto cercano durante el tiempo que pudo haber sido infeccioso.
  • Rastreo de contactos: el personal de salud pública inicia el rastreo de contactos notificando a las personas expuestas (contactos) de la posible exposición lo antes posible, sin revelar la identidad del paciente infectado.
  • Apoyo de contactos: los contactos reciben educación, información y apoyo para ayudarlos a comprender el riesgo, qué deberían hacer para alejarse del resto de las personas que no están expuestas y cómo deberían monitorear su salud. Además, se les explica acerca de la posibilidad de que puedan transmitirles la infección a otras personas incluso si no se sienten enfermos.
  • Autocuarentena: se aconseja a los contactos que se queden en casa, monitoreen su salud y mantengan distancia social (al menos 6 pies) de las demás personas hasta 14 días después de haber estado expuestos al paciente infectado, en caso de que ellos también se enfermen.

El rastreo de contactos es una actividad fundamental para el control de la enfermedad. Los departamento de salud locales y estatales lo han utilizado por décadas para desacelerar o detener la propagación de enfermedades infecciosas.

Qué ocurre en un rastreo de alguien contagiado
Si le han diagnosticado COVID-19, es posible que lo llame un trabajador de salud pública para controlar su salud, averiguar con quiénes estuvo en contacto y preguntarle dónde ha estado mientras pudo haber sido infeccioso y capaz de transmitir COVID-19 a los demás. Se le pedirá que se quede en su casa y se autoaísle, si aún no lo ha hecho.

  • Su nombre no se dará a conocer a aquellas personas a las que pudo haber expuesto, aunque pregunten.
  • Autoaislamiento significa quedarse en casa, en una habitación específica alejado de las demás personas y de las mascotas y, si es posible, usar un baño separado.
  • El autoaislamiento ayuda a desacelerar la propagación del COVID-19 y ayuda a preservar la salud de sus familiares, amigos, vecinos y otras personas con las que pudiera tener contacto. Si necesita apoyo o asistencia durante el autoaislamiento, su departamento de salud o las organizaciones comunitarias podrán ayudarlo.
  • Los síntomas de COVID-19 pueden incluir fiebre o escalofríos, tos, dificultad para respirar o falta de aire, fatiga, dolores corporales o musculares, dolor de cabeza, pérdida reciente del olfato y el gusto, dolor de garganta, congestión o moqueo, náuseas o vómitos y diarrea. Si los síntomas empeoran o se agravan, debería buscar atención médica. Los síntomas graves incluyen dificultad para respirar, dolor o presión constante en el pecho, confusión, dificultad para despertarse o mantenerse despierto y color azulado en los labios.

Qué ocurre a los contactos
Si ha estado en contacto cercano con alguna persona con COVID-19, es probable que un trabajador de salud pública se contacte con usted para informarle que ha estado expuesto a un caso de COVID-19.

Deberá quedarse en casa y respetar la autocuarentena por 14 días, a partir del último día que posiblemente haya estado expuesto al COVID-19. El trabajador de salud pública ayudará a determinar las fechas de su autocuarentena. También puede proporcionar recursos acerca de las pruebas de detección de COVID-19 en su área.

La autocuarentena significa quedarse en casa, monitorear su salud y mantener el distanciamiento social (al menos 6 pies) de los demás en todo momento.
Si necesita estar con otras personas o animales dentro o fuera de su casa, use una cubierta de tela para la cara. Esto ayudará a proteger a las personas que lo rodean.
Si necesita apoyo o asistencia con la autocuarentena, su departamento de salud o las organizaciones comunitarias lo ayudarán.

Debería tomarse la temperatura dos veces al día y vigilar los síntomas de COVID-19, y notificar a su departamento de salud si tiene síntomas.

También debería notificar a las personas con las que tuvo contacto cercano recientemente en caso de que usted se enferme, para que ellos puedan monitorear su salud. Si los síntomas empeoran o se agravan, debería buscar atención médica.

Más datos en https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-nCoV/index.html


Por: Centers for Disease Control and Prevention.

Foto:
Gerd Altmann

Julio 2020





Copyright © ElParacaidista.com - Prohibida la reproducción y difusión en cualquier medio
sin previa autorización de ElParacaidista.com
.