Guía práctica para entender cómo se calculan estos servicios
¿Cuánto cuesta contratar a un abogado?

Por la estructura del sistema de leyes de Estados Unidos en muchos casos se hace imprescindible contratar los servicios de un profesional que en ocasiones puede ser la pieza clave para salvar una situación de emergencia legal. Ya sea en términos de leyes migratorias, bancarrota, criminal, juicios civiles, accidentes de tráfico u otros problemas relacionados con leyes, cierres de contratos o cuestiones menores que resolver en la corte es importante saber cuánto cobran los abogados.

Vale la pena tener un marco de referencia de precios para no caer en manos de estafadores o profesionales abusadores que se aprovechen de una situación límite del cliente dispuesto a pagar lo que sea por salvarse.

El Paracaidista decidió investigar si hay precios estándares de mercado para pagar a los abogados, si existe un sistema de control de tarifas máximas que los letrados pueden cobrar o si el cliente tiene en sus manos algún mecanismo de denuncia si los abogados cobran más de la cuenta en cualquier especialización.

"Este es un país con sistema de libre mercado y por lo tanto ni nosotros ni nadie puede establecer tarifas o precios a los cuales los abogados tengan que remitirse. Si hacemos eso estamos contra la ley, y por lo tanto los clientes tienen que asegurarse muy bien de las referencias y experiencia de los abogados antes de contratarlos y saber que existe un programa de protección al consumidor que provee nuestra sede en Florida y en los diferentes estados, por si tienen que hacer alguna denuncia", explica Tracy Moxley, vocera de la American Bar Association, asociación nacional que nuclea a todos los abogados estadounidenses.

Aunque estas declaraciones puedan parecer desesperanzadoras ya que dan vía libre a los abogados para cobrar lo que ellos consideren justo sin límite de precios, los clientes deben conocer que tienen derechos y la posibilidad de firmar un contrato de servicios, antes de comenzar los trámites, que establezca perfectamente costos y qué tareas va a desempeñar el profesional en el caso.

"Los clientes son los responsables de su situación, los abogados de inmigración, por ejemplo, suelen cobrar tarifas básicas por ciertos trámites de visas y los abogados que se ocupan de cierres de contratos de propiedades cobran una comisión sobre el precio de la casa. Todo es muy relativo, depende de cada caso, pero es recomendable que a la hora de contratar los servicios se visiten varios profesionales, no se queden con la primera opinión ni el primer presupuesto que les den. Por favor averigüen bien y se informan para no caer en abusos", recomienda Nathalie Martin, profesora de leyes de la Universidad de Santa Fe en Nuevo México y miembro del Instituto Americano de Bancarrota.

Martin también coincide con Moxley y confirma que "no hay manera de controlar lo que cobran los abogados, es el libre mercado. Nadie les puede decir que por cierto trámite o caso el máximo de costo es tal o cual. Depende mucho de la experiencia del profesional, a veces los clientes pagan el prestigio o el nombre del abogado y otro se los puede hacer igual de bien por menos costo. Se recomienda sentido común a la hora de elegir".

¿Cómo se determinan los honorarios?

Según la Florida Bar Association (Colegio de Abogados de Florida), un abogado basa los honorarios en tales consideraciones como el nivel de la dificultad de una tarea legal particular, la cantidad del tiempo involucrado, su experiencia, su conocimiento en el área de la ley particular y su costo de hacer el trabajo. El costo de hacer el trabajo, al que se refiere como gastos generales, incluye por lo general el alquiler, equipos, salarios, el mantenimiento de una biblioteca, los gastos relacionados con mantener el nivel del conocimiento profesional del abogado, y la educación. Los gastos generales de abogado suelen tomar de 35 a 50 por ciento de los honorarios legales.

El cliente siempre debe discutir los posibles cargos durante la primera reunión con el letrado, determinar cuánto tiempo se necesita para resolver el caso, qué dificultades son probables, y la complejidad de las cuestiones legales en un caso particular. Un acuerdo temprano en cuanto a honorarios evitará que haya sorpresas y desacuerdos para el cliente y el abogado.

"El cliente es el que tiene que decidir cuánto dinero puede gastar para resolver el problema. La relación entre el abogado y el cliente implica un compromiso mutuo. Ambas partes desde el principio necesitan tener un entendimiento del compromiso pleno y completo para evitar sorpresas al final", recomienda Moxley.

Bajo el código de ética profesional de la abogacía, se prohíbe a los abogados meterse en juicios carentes de propósito o fundamento. Por lo tanto, muchos profesionales requieren un depósito de costos o un anticipo antes de involucrarse.

El anticipo es un adelanto de fondos sobre los honorarios profesionales que serán cargados en el futuro. El depósito de costos es diferente a los honorarios de abogado a ser cargados en el caso (como son los money orders de inmigración). Si se entabla un pleito y se cargan ciertos gastos de tribunal, puede que el abogado pida pago adicional si los costos incurridos exceden el depósito original. Un anticipo y/o un depósito de costos es reembolsable si no se presenta el caso, pero éste es un asunto que puede variar de caso a caso y se lo debe discutir con el profesional.

Al recibir un anticipo o depósito de costos, el abogado por lo común depositará los fondos en una cuenta bancaria especial, llamada cuenta fiduciaria. Esta es una cuenta aparte que el abogado mantiene específicamente para los fondos del cliente. El letrado se queda con una lista de costos pertenecientes al caso y el cliente tiene todo el derecho de examinarla cuando lo considere necesario.

"Es indispensable que los clientes sean concientes de la firma de este contrato de honorarios con el abogado y sobre todo, en el caso de contratar a un abogado de inmigración que sea miembro de AILA. Eso asegura que el profesional es confiable y si tienen problemas pueden levantar una queja. Si el caso no es de inmigración entonces deben confirmar que el abogado sea miembro de la Bar Association de Florida o del país", recomienda Debra Notkin, Directora Ejecutiva de AILA, American Immigration Lawyers Association.

Tipos de honorarios
La Florida Bar Association detalla los diferentes tipos de honorarios que un abogado puede pedir a sus clientes. Es una lista para tener en cuenta para no equivocarse cuando se pagan los servicios del profesional.

Honorarios fijos: Para los servicios que el abogado ejecuta con frecuencia, tales como hacer un borrador de un testamento sencillo, ayudar con una transacción de bienes raíces sencilla o trámites simples. Puede que el honorario sea puesto para calcular el promedio de todos los costos por tales servicios sencillos ejecutados por el abogado.

Cargo por hora: Muchos abogados ponen una tarifa por hora por sus servicios. Se calcula el horario de abogado multiplicando el cargo por hora fijo por el número de horas que el abogado se dedica a trabajar para su cliente. El costo final puede incluir otros gastos varios, tales como el costo de entablar el pleito, fotocopias, llamadas telefónicas de larga distancia, gastos de transporte u otros costos directamente relacionados a un caso particular. No existe ninguna tarifa por hora fija por servicios de abogado. Las tarifas varían entre abogados.

Según el abogado de inmigración Julián Montero, "muchas veces lo de la primera consulta gratis es un engaño para atraer clientes y en estos casos en general los abogados no dan casi información útil hasta que los clientes firman un contrato. Hay que tener cuidado con esto porque funciona solamente como señuelo o una trampa".

Honorarios contingentes: En ciertos tipos de pleitos - tales como los que pertenecen a una herida personal, cobro, y daños de automóvil - el experto legal que representa al demandante puede acordar aceptar una porción del dinero que recupere el cliente como un gasto común o servicio. Tal arreglo se denomina honorario contingente. Bajo las reglas éticas, al principio el abogado y cliente han de celebrar un contrato de honorarios por escrito declarando la porción de la recuperación que recibirá el letrado. Por lo general, se fija el honorario a un porcentaje de la recuperación. Puede que se agregue un porcentaje si se enjuicia el asunto de nuevo o si se lo apela a un tribunal superior. El experto jurídico no suele recibir ningún honorario contingente cuando no sea el pleito exitoso, pero se espera que el cliente reembolse al abogado por los gastos varios, tales como los que pertenecen a entablar el pleito o los costos de testigo. Si el cliente gana, estos mismos gastos pueden ser deducidos de la parte de la recuperación del cliente.

Bajo un contrato de honorario contingente, el cliente y el abogado acuerdan que el letrado no será pagado con ningún honorario a menos que gane el caso. El cliente tendrá que pagar a su abogado costos, a menos que el contrato diga específicamente que el cliente no los tiene que pagar.

El contrato de honorario contingente ha de ser por escrito, firmado por el cliente e incluir cualquier abogado o bufete de abogados que será pagado bajo el contrato. El contrato debe estipular qué porcentaje de la recuperación puede tener el experto legal, los otros gastos que se deducirán de la recuperación, y cómo se deducirán estos gastos.

El monto que se arreglará con el abogado como honorario contingente (esto no incluye costos) dependerá de en qué etapa el caso se encuentra y cuánto ha sido recuperado.

Honorarios divididos: Funciona cuando el abogado contratado tiene que emplear a un colega de otro bufete para ayudar con el caso y el cliente tiene que estar de acuerdo con esto. El letrado que tiene la responsabilidad primaria con el caso tiene derecho a un mínimo de 75 por ciento del honorario, mientras que el abogado que tiene responsabilidad secundaria tiene derecho a un máximo de 25 por ciento del honorario. Si los abogados de los bufetes diferentes trabajaron de manera igual en este tipo de caso, ellos tendrán que comparecer en la corte para determinar cómo será repartido el honorario. El repartir los honorarios entre los bufetes no debe afectar la suma de dinero que el cliente recibe si gana el proceso. Si se emplea otro bufete en un caso en el que se le carga al cliente un honorario por hora, este importe puede ser repartido de la siguiente forma: en base al trabajo hecho por cada abogado o bufete, o el cliente puede acordar por escrito cómo se lo debe repartir.

Honorarios dictados por un juez: Hay más de 200 Estatutos de la Florida que permiten una concesión de honorarios de abogado en ciertos actos procesales (que quien pierda el caso paga los honorarios del abogado contrario). En la mayoría de los casos, tal honorario sería dictado por un juez.

En todos procesos testamentarios, los que incluyen tutela o custodia, los honorarios son o dictados por la corte o sujetos a la revisión y la aprobación de la corte periódicamente o en el momento de tomarse la decisión final del juicio.

Honorarios concedidos por el tribunal: En algunas circunstancias, el cliente puede recibir una concesión de honorarios de abogado como parte de su recuperación. Esta es una cantidad que deberá pagar la parte contraria al cliente. La suma concedida por la corte pueda ser más o menos de la cantidad acordada a pagar al jurista. Estas posibilidades deben ser mantenidas en el arreglo de honorarios inicial.

Honorarios para casos de divorcio: Los honorarios legales para este tipo de trabajo pueden incluir uno o una combinación de todos los arreglos de honorarios ya mencionados (con la excepción del honorario contingente). En un acto de disolución en el que el esposo y la esposa ya se ponen de acuerdo con todos los asuntos -como apoyo o mantenimiento, propiedad y custodia - un abogado puede poner un honorario fijo - con tal de que el asunto quede no disputado hasta que haya finalizado el caso. Puesto que los honorarios legales son determinados en parte por los servicios prestados, no suele ser posible determinar con antelación el importe total para un proceso en el que algunos asuntos pudieran haber sido disputados. En tales circunstancias, el abogado pueda avisar a su cliente del honorario mínimo y, además, de la tasa por hora por el tiempo que pueda gastar más allá del tiempo mínimo dado en el estimado original del abogado.

Consejos para no pagar de más
Por el mismo hecho de no tener lista de precios de referencia de cuánto cuestan los servicios, el contratar un abogado implica sentido común e inteligencia para saber manejarse con criterio, no pagar de más y obtener buenos resultados.

Debra Notkin de AILA comparte con los lectores de El Paracaidista una serie de consejos para que los clientes sepan a qué enfrentarse en la primera cita con el abogado y no perder tiempo ni dinero:

  • Tener muy claras las preguntas para el abogado, con fechas correctas, correlación de hechos y todos los datos que en primera instancia el profesional tiene que tener para comprender el caso.

  • Poner esta información en orden.

  • Presentarse con todos los datos de las partes, datos concretos de testigos o gente interesada en el caso.

  • Tener a mano para la cita fotocopias de todos los documentos y en caso de ser necesario originales, pues el abogado los pedirá.

  • En la entrevista hay que compartir toda la información importante del caso sin ocultarle nada al letrado porque esto puede implicar una demora en el caso o inclusive la pérdida del mismo.

  • Es imprescindible conversar sobre los gastos, honorarios, costos generales, pagos a tribunales, tasas judiciales, importes del sheriff, intérpretes, taquígrafos y contingentes en la primera cita, para evitar sorpresas posteriores. Es mejor tener muy claro esto desde el principio y si es muy caro, buscar otro profesional.

  • Si el abogado pide un depósito inicial o anticipo asegurarse de que lo pone en la cuenta fiduciaria del caso y si los honorarios del trámite son muy altos hay que proponer un pago mensual o cuotas.

Algunos precios
Durante toda la investigación llevada a cabo por El Paracaidista los abogados consultados no han colaborado diciendo cuánto cuestan los servicios que proveen. Muchos de ellos argumentan que cada caso es diferente y que depende mucho de la experiencia del abogado o bufete para cobrar cierta cantidad de dinero, por consiguiente no dan esta información públicamente. Tanto en trámites de imigración como en otras situaciones legales tales como accidentes o bancarrotas la mayoría de ellos dan cantidades generales, siendo muy difícil establecer un rango de precios por los servicios que brindan.

"Puedo decir que es indispensable que los clientes busquen abogados registrados, que se aseguren que no son notarios públicos o paralegales y que, por ejemplo, por una visa H1-B los abogados pueden cobrar entre $1.500 a $4.000. Si les quieren cobrar $6.000 por este trámite me parece absurdo. Esta es una pequeña referencia de precios que puede servir como dato a la hora de contratar un abogado de inmigración por ejemplo", dice Montero.

Liliana Cueva, abogada de inmigración de Miami, también coincide con este criterio, pero agrega que "por ejemplo, por una residencia por matrimonio los abogados pueden pedir entre $1.000 y $4.000 y algunos hasta $6.000. Estas cantidades pueden parecer altísimas, pero hay que tener en cuenta la trayectoria, experiencia, cantidad de empleados del bufete, pero sobre todo el éxito y buena respuesta que tienen al final de cada caso. No se dejen llevar por el más barato porque muchas veces no están cayendo en buenas manos".

Por hora los abogados pueden cobrar desde $50 hasta $300 y, en general, en casos de inmigración trabajan con una tarifa fija que el cliente debe determinar antes que comience el caso.

Según los abogados consultados, que pidieron no ser identificados, un juicio de divorcio complejo puede costar entre $1.500 y $5.000, un caso de cambio de custodia para un menor de $1.250 a $3.500 y la registración de una marca puede salir en total en unos $2.000 con todos los gastos del abogado incluidos.

Protección para los clientes
Afortunadamente si los clientes tienen problemas con respecto a los honorarios del abogado pueden reclamar y obtener protección directamente de la Florida Bar Association. Ellos investigan cualquier caso o denuncia sobre problemas de ética o comportamiento de los letrados, ya que la Corte Suprema de la Florida regula la conducta de abogados en el estado. La Corte requiere que todos los abogados sean miembros de la organización y paguen una cuota de asociación. Los fondos de las cuotas pagadas por todos los miembros del colegio se usan para financiar el programa de disciplina de abogados y el programa no recibe apoyo de los impuestos.

En primer lugar el cliente tiene derecho absoluto a despedir a un abogado por cualquier razón. Sin embargo, no todas las razones justifican el despido ya que a veces los abogados cometen errores que disgustan a los clientes, pero no llegan a constituir infracciones éticas.

El Colegio de abogados de Florida se encarga de un programa de arbitraje de honorarios por todo el estado que proporciona un procedimiento para resolver las disputas de pagos. Para conseguir que el arbitraje sea obligatorio, ambos, el abogado y el cliente deben acordar arbitrar. Para recibir formularios para arbitrar honorarios, llamar al T + 850- 561-5600 o al 850-561-5719.. Para recibir información por correo escribir a Fee Arbitration Administrator (Administrador del Arbitraje de Honorario), The Florida Bar, 651 E. Jefferson Street, Tallahassee, Florida 32399-2300.

La Florida Bar Association investiga cuando un abogado:

  • No le devuelve dinero que él conserva de parte del cliente o no le da una declaración por escrito completa.

  • Deja de responder a preguntas sobre el caso, de comunicarle las fechas a las que el cliente debe comparecer en la corte.

  • Le miente o le aconseja al cliente que alguien más mienta en el cumplimiento de su trabajo.

  • Representa al cliente tanto como a otra persona cuyo interés está en conflicto con el del cliente.

  • No hace lo que ha prometido o no lo hace de manera oportuna.

Para presentar la queja los clientes tienen que llamar al Programa de Ayuda al Consumidor de Abogado (ACAP por sus siglas en inglés) para obtener más información. A veces el ACAP puede resolver algunos problemas entre un abogado y el cliente con anterioridad a la queja que se eleva. T + 866- 352-0707 (llamada gratis).

Si se pone una queja, un abogado empleado por el colegio de abogados la revisará para resolver si el colegio tiene jurisdicción para investigar las alegaciones. Si el colegio tiene jurisdicción, se considerará el asunto una queja y se abrirá un expediente formal disciplinario. Si la queja no cumple con los requisitos para ser procesada no se avisa al cliente y la duración de la investigación depende de los hechos particulares de cada caso.

Declaración de derechos de los clientes
1- No hay ningún requisito de que un jurista cargue al cliente un honorario fijo o un porcentaje del dinero recuperado en un caso. El cliente, tiene derecho a hablar con su abogado acerca del honorario propuesto y negociar sobre la tasa o el porcentaje como en cualquier otro contrato. Si no alcanza un acuerdo con un abogado, puede hablar con otros letrados.

2- Cualquier contrato de honorarios para imprevistos ha de ser por escrito y la persona tiene tres (3) días laborales para volver a considerarlo. El cliente puede cancelar el contrato sin ninguna razón si avisa a su abogado por escrito dentro de tres (3) días laborales de firmarlo. Si se retira del contrato dentro de los primeros tres (3) días laborales, no debe el honorario de abogado, aunque puede que sea responsable por los costos actuales de abogado durante ese tiempo. Si el abogado empieza a representarle, no se puede retirar del caso sin que le haya dado aviso, entregándole los papeles necesarios, y dándole tiempo a emplear a otro abogado.

3- Antes de emplear a un abogado, el cliente, tiene derecho a saber la educación, entrenamiento, y experiencia del profesional. El abogado debe explicar específicamente su experiencia actual en casos que son similares.

4- Antes de firmar un contrato de honorarios para imprevistos con el cliente, el letrado le debe avisar si él o ella tiene pensado manejar su caso solo o si otros colegas ayudarán con el caso. Si el jurista tiene pensado referir el caso a otros abogados le debe comunicar al cliente el arreglo de honorarios que será hecho con los otros. Si le representan abogados de diferentes bufetes, al menos uno de cada bufete debe firmar el contrato de honorarios para imprevistos.

5- Si el abogado tiene pensado referir el caso a otro letrado o si va a consultar con otros colegas, le debe comunicar al cliente eso al comienzo. Si el abogado acepta manejar el caso y luego decide referirlo a asociarse con otros expertos legales, el cliente debe firmar un nuevo contrato que incluya a los otros abogados.

6- El cliente tiene derecho a saber, con antelación, cómo pagará los gastos y los honorarios judiciales al concluir el caso. Si se paga un depósito con antelación, puede hacer preguntas razonables sobre cómo han sido gastados o serán gastados y cuánto dinero queda sin gastar. El abogado debe dar un estimado razonable sobre los costos futuros que se calculan.

7- El cliente tiene derecho a conseguir que el jurista le comunique de posibles circunstancias adversas si pierde el caso. Puede que esas circunstancias incluyan desembolso de dinero o que la persona tenga que pagar por costos y honorarios del abogado de la otra parte.

8- El cliente, tiene derecho a recibir y aprobar una declaración de cierre que debe incluir todos los detalles financieros del caso incluyendo todos los gastos, y una declaración exacta del honorario del letrado.

9- Si el cliente cree que su abogado ha cargado un honorario en exceso o ilegal tiene derecho a comunicar el asunto al Colegio de Abogados de la Florida.

Para quejas o denuncias llamar al T + 850-561-5600 (pedir por un operador en español si lo requiere), le preguntarán todos los datos de su abogado para iniciar la investigación. Más informadción en inglés en: www.floridabar.org.

Otros servicios
La Florida Bar Association ofrece otros servicios como teléfono de referencias y una gran variedad de respuestas a preguntas básicas en temas legales: T + 850- 561-1200, una guía en inglés que puede ser pedida por teléfono o vía carta a The Florida Bar (Colegio de Abogados de la Florida), Call-A-Law Program, 651 E. Jefferson Street, Tallahassee, Florida 32399 y que envían por correo normal.

Ellos también ofrecen un servicio de referencia de abogados para asegurar a los clientes que el profesional que lleva el caso está registrado en el colegio. Llamar al T + 1-800-342-8011. También dan esta información en un folleto por correo si se pide a Consumer Pamphlets, The Florida Bar, 651 E. Jefferson Street, Tallahassee, Florida 32399-2300.

Este servicio de referencia también incluye un programa especial para personas de bajos recursos, ancianos, personas con discapacidades o con Sida. Si se califica para el programa entonces se reciben 30 minutos de consulta sin cargo con abogados del colegio. Para información de este programa hay que comunicarse con T + 800-342-8011.

AILA T + 1-800-954-0254 - www.aila.org.

American Bar Association T + 312-988-5000 - www.abanet.org.


Foto: Archivo
Nov 2007







Copyright © Clave Corporation - Prohibida la reproducción y difusión en cualquier medio
sin previa autorización de Clave Corp
.